23 abril 2014

Alto de Sote, con panelitas y bocadillos de guayaba hasta el altiplano boyacense

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Amplios y bonitos paisajes subiendo al Sote
El ascenso comienza en Moniquirá, también conocida como la ciudad dulce de Colombia por su industria panelera y del bocadillo, ademas de variados dulces derivados de la guayaba. Moniquirá se encuentra ubicada sobre los 1675 msnm y con una temperatura de alrededor de los 25ºC que la convierten en un destino turístico por naturaleza.

Se toma la carretera central (Ruta 62) amplia, de dos carriles y con un asfaltado en muy buen estado que comunica al departamento de Santander con Boyacá y por consiguiente con Cundinamarca, por lo que es de esperar un elevado tráfico vehicular, especialmente de carga.

Por esta carretera han transcurrido varias etapas de la Vuelta a Colombia, el Clásico RCN, Vuelta de la Juventud y numerosas competencias regionales que vienen desde Santander y finalizan en Tunja. Los primeros 12 kilómetros son en ascenso constante, 9 de ellos con una pendiente media de alrededor del 5% y 3 al 7%, que conforman un premio de montaña de segunda categoria conocido como el alto de La Cumbre. Después los kilómetros que vamos a enfrentar se convierten en anexos a este primer premio de montaña; empezando con una zona de transición de aproximamente 10 kilómetros con una media de inclinación que no supera el 2,5% y que transcurren por la cuenca del rio Moniquirá, entre peñas y hermosas cascadas.

01 abril 2014

Las prestigiosas "Pequeñas Grandes" Vueltas

Aprovechando que a partir del comienzo de la semana próxima se disputa la Vuelta al País Vasco, vamos a comentar sobre las vueltas cortas por etapas más importantes del calendario ciclista internacional. Se las denomina también carreras “de una semana”, pues su duración actual es de entre 6 y 9 días. Las principales razones del prestigio de estas "Pequeñas Grandes" Vueltas por etapas, aparte de la exigencia de los recorridos, su ubicación en el calendario y la participación de los mejores corredores, son la historia y la tradición que llevan ligadas.

En lo que llevamos de año ya se disputaron 3 de estas Vueltas de una semana. Estas son la París-Niza, Tirreno-Adriático y la recién finalizada Volta a Cataluña. Las otras son, en orden cronológico, la Vuelta al País Vasco, Tour de Romandía, Critérium de Dauphiné y Vuelta a Suiza. Ganar en alguna de estas carreras es tener una victoria de prestigio que da gran brillo al palmarés de los vencedores; que pasan automaticamente a hacer parte de la élite del ciclismo y ser tenidos en cuenta como favoritos en posteriores pruebas por etapas de similares características.

París-Nice, la Carrera hacia el Sol
Subiendo una cota entre viñedos en la París-Niza
Se la conoce como “la carrera hacia el sol” porque en la época del año en la que se disputa, mes de marzo, invierno aún en Europa, ir desde el centro de Francia hacia la Costa Azul es viajar del frío al calor y el sol del Mediterráneo. Tradicionalmente esta carrera siempre fue muy disputada por los más grandes ciclistas de su época. Por las constantes batallas sin tregua que se vivían, hasta finales del siglo pasado se decía que “ir a la París-Niza era como ir a la guerra”. Actualmente las últimas etapas se solapan en el calendario con las primeras fracciones de la Tirreno-Adriático, con lo que estas dos prestigiosas pruebas se encuentran en competencia directa por atraer a los mejores corredores del mundo.

Las primeras etapas suelen ser planas y no es raro que haga aparición el viento lateral. A medida que se acerca al mar la carrera entra en el Macizo Central, con etapas de perfil quebrado o de media montaña más o menos duras. Son habituales los ascensos a cols como el Mont Farón o Turbie. Aunque actualmente la última etapa es una corta fracción de media montaña, durante muchos años la carrera finalizaba con la tradicional cronoescalada al col d’Eze, sobre la ciudad de Niza.

21 marzo 2014

Las Grandes Clásicas, la esencia del ciclismo

Vanderaerden, Kelly y Bauer en el muro del Koppenberg
Las carreras llamadas clásicas son pruebas de un día en el calendario World Tour. Algunas de ellas son carreras con un encanto especial y de una gran importancia en la historia del ciclismo mundial. Son las Grandes Clásicas. Estas carreras son el último reducto del verdadero ciclismo añejo de toda la vida, donde aún se guarda y se conserva la grandeza de esta deporte. El del ciclismo a la antigua usanza, de carreteras angostas, reviradas y difíciles de controlar. Donde la planificación y la previsión son imposibles, y donde aún existen márgenes para salirse del guión y provocar situaciones de carrera diferentes e inesperadas. Y los vatios desarrolados por los ciclistas no tienen relevancia sobre los resultados. Ataques y contraataques continuos, batallas tácticas, inteligencia, astucia, sangre fría, sangre caliente, valentía, suerte y fondo físico. Son en definitiva carreras que aún mantienen intacta la esencia del ciclismo. La máxima expresión de la pasión por el deporte de competición más bello del mundo.

La mayoría de estas Grandes Clásicas tienen además como característica la inclusión en sus recorridos de unos puntos clave que se pasan año tras año y que, si no siempre suelen definir el vencedor final, si ayudan a que comiencen a seleccionarse las pruebas; desarrollándose allí las batallas tácticas o los desafíos cuerpo a cuerpo entre los llamados a disputar las victorias. Son lugares ya legendarios en el imaginario de los apasionados de estas pruebas. Puntos estratégicos donde a medida que las carreras se van acercando la excitación y ansiedad de los aficionados se disparan casi al nivel de la adrenalina de los corredores. Sitios sagrados, rodeados de un halo místico en la religión del ciclismo como son las lomas de la Cipressa y el Poggio en la Milán-San Remo, la subida adoquinada del Oude Kwaremont en la E3 Harelbeke, los muros empedrados del Kemmelberg en la Gante-Wevelgem y Koppenberg y Paterberg en el Tour de Flandes, los tramos de pavé de la Trouée de Arenberg y el Carrefour de l'Arbre en la París-Roubaix, la colina del Cauberg en la Amstel Gold Race, la pared del Mur de Huy en la Flecha Valona, la Cote de La Redoute y la Roche-aux-Faucons en Lieja-Bastoña-Lieja, la Madonna del Ghisallo y el Muro di Sormano en La Lombardía o la Avenue de Grammont en la París-Tours. Tan importantes en la historia del ciclismo como lo pueden ser los puertos del Tourmalet, Galibier, Stelvio, Marmolada o Lagos de Covadonga.

19 marzo 2014

Tierra Negra, un alto trazado a base de largas rectas

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Coronando el fácil alto de Tierra Negra
En la vía que de Zipaquirá conduce a Ubaté nos encontramos con este puerto de 8.2 kilómetros que inicia aproximadamente medio kilómetro después del peaje de Casablanca. Esta es una carretera principal de dos carriles que se encuentra perfectamente pavimentada y señalizada, con un alto flujo vehicular especialmente de tractocamiones, buses y automóviles que transitan desde y hacia los departamentos de Boyacá y Santander por Chiquinquirá y Barbosa respectivamente; por lo que se recomienda mucha precaución al transitarlo en bici.

La temperatura promedio del lugar es muy agradable siempre por debajo de los 20ºC y con una escasa humedad. La geografía pertenece a la típica del altiplano cundiboyacense, sobre la cordillera Oriental, donde sus montañas son verdes y están acompañadas de eucaliptus principalmente.

06 marzo 2014

Alto de Las Rosas, la autopista que asciende por el sur a Bogotá

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Larga recta en los kilómetros finales del ascenso a Las Rosas
Se ubica en la doble calzada Bogotá-Girardot. La medición inicia kilómetro y medio antes del pueblo de Silvania, cerca de Fusagasugá, en el departamento de Cundinamarca, sobre una altura de 1400 metros, aún en clima templado donde la temperatura promedio es de aproximadamente 29ºC, pero que a medida que nuestro ascenso aumenta, esta inversamente disminuye llegando a los 14ºC a los 2769 metros de altitud de la cima.

Vamos a recorrer 26.3 kilómetros y ascender 1368 metros en una gran autopista que por su diseño le permite a los vehículos obtener grandes velocidades. Tiene largos tramos rectos y curvas muy amplias que en ocasiones vuelve algo tedioso nuestro pedalear. Debido al alto flujo de automóviles es recomendable hacer el recorrido bien temprano y ojalá en días festivos que haya restricción para vehículos de tráfico pesado.

A febrero de 2014 esta vía entre Bogotá y Girardot ha logrado una doble calzada prácticamente en un 90% y se espera que en unos meses llegue al 100%. Las condiciones del pavimento son excelentes y solo quedan pequeños tramos que aún se encuentran en ampliación. Aunque en la mayoría del recorrido la berma no circular es amplia hay que tener cierta precaución y no descuidar nuestra seguridad con los vehículos que transitan.

28 febrero 2014

El Crucero, el coloso que sube desde los Llanos por la Ruta Libertadora

Altimetrías, texto y fotografías: Alberto Mosquera

Apretando en el exigente "tramo" de 23 kilómetros al 6.75%
El puerto del Crucero comienza en la plaza de Aguazul, en el departamento de Casanare. Es una carretera que une dos regiones naturales de Colombia, la región de los Llanos Orientales u Orinoquía con la Región Andina. Se trata de una vía nacional que evoca la Ruta Libertadora de Simón Bolívar.

La carretera es de dos carriles asfaltados en un 95%, con buena señalización. Aunque no es muy alto el tráfico se observa mucho tránsito de carga en camiones. Entre los Km.5 y 8 se observan levantamientos de la calzada y huecos en la vía debido a fallas geológicas y a los ríos que bajan de la montaña. Después del municipio de Pajarito, metidos ya en el departamento de Boyacá, desde el Km.34 hasta el Km.44, el camino está sin pavimentar. Pero a pesar de la polvareda en verano y del lodo en invierno, este trecho es perfectamente transitable en bicicleta de ruta. Hacia el Km.68 encontramos dos tramos con paso restringido de 200 metros cada uno (se transita por un solo sentido a la vez).

La cota máxima de este puerto, 3460 msnm, se encuentra en el Km.96; por lo cual las mediciones e indicadores presentados están referidos hasta dicho punto. Desde el Km.99 hasta el Km.101 se encuentra un segundo altillo sobre los 3426 metros, el cual es poco más que un falso plan. De igual manera las gráficas así como la descripción de este coloso reseñan hasta el Km.104, puesto que se quiere informar sobre el lugar habitado más cercano, algo absolutamente necesario tras tan larga ascensión.

26 febrero 2014

Santa Ana, en la ruta al páramo de La Rusia

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

El pavimento de la carretera de Santa Ana es excelente
El tramo medido hasta Santa Ana hace parte del verdadero puerto que se encuentra a 23 kilómetros de Duitama hasta el páramo de La Rusia, sobre unos 3600 msnm entre la cordillera oriental, en la ruta que conduce a la población de Charalá y San Gil (una parte de este recorrido se puede observar con el Street view de google). Debido a que hasta ahora de esta vía sólo se han pavimentado 8 kilómetros a este punto también se le conoce como “el Ocho”. La ascensión comienza en las calles de Duitama, justamente frente al cementerio en la glorieta de la avenida Las Américas, en la vía que conduce al barrio Boyacá y que toma la carretera de “Torres”. La altura inicial es de 2530 msnm. La temperatura promedio es alrededor de los 20ºC, por lo que se recomienda hacer el recorrido en horas de la mañana.

La pendiente del primer kilómetro es entorno al 5.5%, aun en las calles de la ciudad. Una vez finalizamos este tramo nos recibe una rampa al 10%, la cual se puede ver desde abajo. A partir de este punto nos esperan 3.25 kilómetros, que son los más los duros de este recorrido, con una pendiente media alrededor del 8%. En este trayecto vamos a enfrentar algunas herraduras y rampas con una inclinación máxima del 12%. El paisaje se compone principalmente de verdes montañas con árboles de eucaliptus. La vía es muy tranquila con un escaso tráfico vehicular, es de dos carriles, el pavimento se encuentra en buen estado y es utilizada también por algunos deportistas para hacer downhill.

19 febrero 2014

Alto de Canutos, la entrada al valle de Tutazá

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Amplios paisajes en una bellísima subida
El alto de Canutos se encuentra a 85 kilómetros de Tunja, ubicado en el municipio de Belén, en un verde valle en las estribaciones de la cordillera oriental al norte de Boyacá, conocido por su ganadería y su amplia y variada producción de quesos. En este municipio nació Pedro Pascasio Martínez, un belemita de 12 años, cuidador de caballos de Simón Bolívar; que no se dejó sobornar e hizo prisionero al coronel Barreiro, jefe de las tropas españolas, en la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819.

La bonita ascensión al puerto de Canutos comienza a los 2648 msnm, en las afueras de Belén, tomando la troncal central del norte que comunica a los pueblos de todo el norte del Departamento de Boyacá: Soatá, La Uvita, Boavita, Güican, El Cocuy, etc. La temperatura media anual es de 15ºC, por lo que se recomienda alguna protección adicional en nuestro vestuario, como manguillas y perneras. El paisaje que vamos a observar durante el ascenso es casi comparable con los campos suizos. La vía está en muy buen estado, totalmente pavimentada y señalizada, con un escaso tráfico de buses intermunicipales, camiones y vehículos particulares. Por ello este puerto es el escenario predilecto para el entrenamiento de los ciclistas élite de la región como Félix “el gato” Cárdenas, Nairo Quintana, Camilo Gómez, Pedro Herrera, etc.

18 febrero 2014

El Crucero, un alto en la ruta hacia los Llanos Orientales

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

La carretera del Crucero serpentea montaña arriba
La ascensión al Crucero comienza en la ciudad de Sogamoso, a una altura de 2524 metros, y toma la vía principal que comunica los departamentos de Boyacá y Casanare. Este puerto ha sido escenario de múltiples competencias ciclísticas tanto locales y regionales como nacionales en varias modalidades (cronos, final de etapa y descenso). Considerado de 1ª Categoría según el coeficiente de dificultad APM, la ascensión empieza en las afueras de Sogamoso, donde la temperatura promedio es de 16 Cº. Toma la vía principal que comunica al departamento de Boyacá con Casanare, por lo tanto existe un tráfico moderado de todo tipo de transporte y se debe tener cierta precaución al transitarlo en bicicleta. La longitud del ascenso según los mojones es de 25 kilómetros, pero el track del recorrido muestra 23,75 kilómetros. La carretera es de 2 carriles y está totalmente pavimentada y en muy buen estado, como puede comprobarse mirando en Google Street View. El puerto termina sobre una considerable altura sobre el nivel del mar de 3442 metros, con un desnivel de 1023 metros.

Los primeros 7 kilómetros son relativamente suaves y no superan el 6% de inclinación. Transcurren en un fenomenal paisaje lleno de eucaliptus y sauces. Luego, después de un cementerio, la pendiente se incrementa durante los próximos 4 kilómetros y se mantiene casi al 7%, con una máxima del 8,2%. Podemos observar lo que hemos ascendido y vemos como dejamos a lo lejos Sogamoso.

17 febrero 2014

Embalse del Neusa, donde la tranquilidad se puede respirar

La subida al Neusa es para disfrutarla
La Reserva Natural del Neusa se localiza al norte de la sabana de Bogotá, en los municipios de Tausa y Cogua. Para llegar hasta la entrada de la Reserva debemos realizar una sencilla y bonita ascensión hasta el embalse del Neusa, de 900 hectáreas y rodeado por amplias playas verdes. Este paraíso natural tiene una extensión de 3.700 hectáreas. Conocido por el turismo que genera, es una fuente de abastecimiento para consumo humano en los acueductos de Cogua y Zipaquirá. Se ha convertido en un sitio de paseo dominical. Cuenta con zonas de camping, asadores, restaurantes, cabañas y hotel para alojamiento. Aquí se puede practicar pesca deportiva de especies como la trucha arco iris, el capitán de la sabana y la guapucha, deportes acuáticos, paseos en lancha, caminatas ecológicas y ciclomontañismo. Las plantaciones forestales de pino y eucalipto, el bosque andino y el páramo forman parte esencial de este ecosistema de singular belleza paisajística. Dentro del área del parque se desarrollan ambientes especiales para el hábitat de diferentes especies de animales silvestres.

Nosotros comenzamos la subida hacia el Neusa unos pocos kilómetros al norte de Zipaquirá, a las afueras de Cogua, pueblo famoso por sus morcillas, las más sabrosas de Colombia según afirman los paladares más exigentes de la gastronomía criolla.